Publicidad:
La Coctelera

Algargos, Arte e Historia


Material didáctico para la asignatura de Historia del Arte.

24 Septiembre 2014

Un aviso muy importante para todos los que seguís este blog.

La Coctelera deja de prestar servicio y desaparece en pocos días (segunda semana de octubre), por lo que los blogs alojados en ella también lo hacen. Esto no supone un adiós a los seguidores de este blog, sino un "nos vemos en otro lugar" donde retomar el contacto con más brío. Todavía no he empezado a trasladar este blog de forma masiva a otro servidor, lo haré en breve. He empezado por otro, el de Historia de España, que este año me corre más prisa. Sin embargo, el nuevo blog donde trasladaré los artículos de Algargos. Arte e Historia  también está casi preparado en Blogger.

Dado el interés que han concitado los descubrimientos de la Tumba de Anfípolis ya he trasladado en bruto este artículo y el del León de Anfípolis al nuevo. Las siguientes actualizaciones de la marcha de la excavación las haré allí y en este blog sólo dejaré el enlace y el aviso.

Anticipo el enlace por si queréis visitarlo. Admito sugerencias.
http://algargosarte.blogspot.com.es/2014/09/la-tumba-o-tumulo-de-...


Muchos saludos y visitad el nuevo sitio.

++++++++--------------++++++++

19 Septiembre 2014

Esta vez -septiembre de 2014-  el examen de selectividad de Historia del Arte ha resultado sencillo y hasta en cierto modo, previsible. Me gusta que vuelva la cordura a quienes lo diseñan. Las preguntas que más valen, el tema y la el comentario de la lámina, son asequibles para cualquier alumno en ambas opciones. Aunque analizando en profundidad el examen yo hubiera recomendado hacer la opción B.

++++ºººº++++ººº++++ºººº++++

En la opción A el tema era EL GRECO Y LA PINTURA DEL RENACIMIENTO EN ESPAÑA. Aquí estaba lo previsible teniendo en cuenta que nos encontramos en el 400 centenario de la muerte de El Greco y se ha puesto mucho énfasis en su celebración. Aunque si analizamos cómo van a repartir el valor de los cuatro puntos, realmente la obra y características de El Greco, sólo responde a uno de de los puntos los restantes se reparten entre el

a) Panorama histórico-cultural

b) Características generales de la pintura del Renacimiento y

d) Otros pintores renacentistas españoles.

Lo que ya no hace tan atractivo escoger este tema.

La lámina de la opción A es fácil. Se trata de la doble arquería de la sala de oración de la mezquita de Córdoba. Una imagen significativa y reconocible donde se puede hablar de todo. Desde las características de la arquitectura musulmana hasta del edificio religiosos genérico como concreto.

Perdonad por la foto, pero he preferido tomar la foto exacta que han ofrecido en el examen aunque su calidad deje mucho que desear.

Los términos eran a mi juicio más difíciles en la opción A: "Canova, Rodin, Modernismo, mastaba, metopa y bajorrelieve". Y la pregunta breve también le iba a la zaga puesto que se pedía "Mencione cuatro escultores del Barroco, indicando alguna de sus obras".

El tema de la opción B es uno de los más bellos que se pueden desarrollar y además al que se puede aplicar propiamente el rígido esquema de epígrafes que imponen en el enunciado: LA ESCULTURA CLÁSICA GRIEGA, atendiendo a los siguientes epígrafes que valen un punto cada uno:

a) Panorama histórico-cultural

b) Características generales y evolución

c) Principales escultores del siglo V a. C. y obras representativas

d) Principales escultores del siglo IV a. C. y obras más representativas

Pero es que la lámina de la opción B aún es más bella y sencilla. Se trata de la obra maestra de Diego VelázquezLas Meninas. Se puede hablar de todo, pero sobre todo de la obra de Velázquez y su contexto dentro de la pintura barroca española.

La opción B finalmente se completa con las preguntas más cortas donde se pregunta de todo y donde hay elección. Desde los términos donde había que desarrollar sólo 4 de 6 con un valor de 0,5 puntos por cada uno correcto: Rubens, Turner, Manierismo, cimborrio, nártex, tenebrismo. Hasta la injusta pregunta, porque sólo vale un punto y hay que demostrar mucho conocimiento, que en este caso es "Mencione cuatro arquitectos del Renacimiento, indicando algunas de sus obras más representativas".

11 Septiembre 2014

Todos los ojos están puestos estos días en las excavaciones de Anfípolis en la colina Kasta, donde el equipo que dirige la arqueóloga Katerina Peristeri está trabajando febrilmente para dar respuesta cuanto antes a una de las cuestiones más candentes:¿Quién es el "ocupante" de la tumba de las esfinges y las cariátides? Pero mucho antes del inicio de los trabajos de excavación en el túmulo, otra escultura de un león había indicado ya que algo importante estaba escondido en esta ciudad.

Durante las guerras de los Balcanes de 1912-1913 unos soldados griegos encontraron algunos sillares del monumento. Pero no fue hasta 1916, durante la Primera Guerra Mundial, cuando se encontrara el conjunto principal y más valioso; las piezas del león de mármol. Los descubridores fueron unos soldados británicos que construían fortificaciones cerca del río Estrimón. Posiblemente hoy estarían en Inglaterra si desde las colinas opuestas los búlgaros no hubieran hecho fuego sobre ellos cuando estaban tratando de llevárselas.

Las piezas quedaron desperdigadas por la zona y fue veinte años después (1936-37) cuando se decidió recomponer la escultura y reconstruir el pedestal. Para ello se eligió un lugar de la antigua Anfípolis, junto a la carretera, donde hoy se visita.

Pero nadie sabía que representaba o en qué lugar estuvo montado originalmente. Lo único que arqueológicamente se sabía de él es que el monumento había sido desmontado por piezas y utilizado en el periodo bajoimperial romano para construir una presa en el río. La verdad es que el león se reconstruyó a gran distancia del montículo.

Oscar Broneer, arqueólogo sueco, fotografió la imponente escultura en pedazos en las orillas del Estrimón y la construcción del monumento entre los años 1936 -37 y las publicó en 1941, en su libro "El Monumento del León de Anfípolis". Estas son las fotos que nos sirven para ilustrar este artículo.

Broneer fue el primero que dio una interpretación al monumento como una escultura conmemorativa creada en honor de  Laomedonte de Lesbos, un almirante y compañero de Alejandro Magno, que se había asentado en Anfípolis.

Hoy, la arqueóloga Katerina Peresteri ha demostrado que el león formaba parte del monumento funerario excavado desde hace un par de años en la colina de Kasta, donde ha encontrado la plataforma verdadera en que se erigió. Era la escultura-símbolo y que coronaba el túmulo. En la estatuaria helenística, los leones como éste fueron utilizados como símbolos sagrados macedonios y memoriales de guerra.


Para saber más sobre la tumba de Anfípolis en
http://algargosarte.lacoctelera.net/post/2014/08/15/grecia-tumba-monumental-helen-stica-las-esfinges

5 Septiembre 2014

Uxama Argaela fue una ciudad arévaca que debió fundarse antes del siglo III a. C. Se emplazó en una ubicación defensiva perfecta: sobre una amplia meseta, delimitada por uno de sus lados por la hoz de Peñalavara, un profundo tajo vertical de 80 metros de altura excavado por el río Ucero.

La foto representa la maqueta que se puede contemplar en el centro de interpretación del yacimiento. Lo que se ve a la derecha es la hoz del río Ucero, que hace infranqueable la ciudad por ese lado. Los puntos rojos indican los límites de la ciudad romana Altoimperial. Se distinguen en lo alto de la meseta una muralla tardorromana y la reconstrucción hipotética de varios de los edificios excavados.

Pero lo que contribuyó especialmente a que perdurara y a que creciera en época romana, tras la conquista del territorio en el siglo II a. C., fue su situación estratégica.

1.- Se encontraba en la red viaria que unía Astúrica Augusta (Astorga) con Caesar Augusta (Zaragoza). Justo entre Clunia y Numancia. Es decir, estaba en la vía principal que unía la Meseta Norte y el valle del Ebro.

2.- Se ubicaba a apenas 7 kilómetros del río Duero, vía fluvial que era utilizada por medio de barcazas para el intercambio de mercancías entre el Medio y el Alto Duero.

3.- Poseía un fértil entorno cerealístico y maderero, en las zonas de secano, y una vega importante regada gracias al agua aportada por los ríos Avión y Ucero.

Esta es la llanura aluvial donde se asienta Osma y El Burgo de Osma. La foto está tomada desde la atalaya musulmana del yacimiento de Uxama Argalea. El río Ucero viene cargado de agua aún en verano.

Los montes podían ser aprovechados para cultivos de secano como el cereal y se sabe que poseía grandes encinares  y bosques de enebros y excelentes zonas de pastos, como los que se ven en la imagen. Todo ello completaba un escenario para una economía bastante próspera.

Uxama celtibérica.

De época celtíbera se han recuperado algunos vestigios y referencias de los autores clásicos. Las fuentes historiógraficas son de una gran ayuda, puesto que la ciudad es citada por Apiano cuando habla de las guerras celtibéricas (153-133 a. C.) y se dice que fue arrasada en el siglo I a. C. por Pompeyo por apoyar a Sertorio. También se han encontrado, correspondientes a este siglo, ases de bronce acuñados aquí y una tesera zoomorfa de hospitalidad en caracteres ibéricos, sellando un pacto entre la propia Uxama y la cercana Rauda.

Tesera de Hospitalidad celtíbera con forma de cerdo o jabalí, encontrada en Uxama (Osma, Soria, España). Depositada en el Museo Numantino de Soria.

El oppidum celtibérico, según las excavaciones, se situaría en la parte sur del Castro donde se conservan restos de viviendas rupestres, así como algún tramo de muralla y dos puertas, una tallada en la roca con cuerpos de guardia que la flanquean y otra con acceso en zig-zag y paramento de piedras irregulares.

Se conocen dos necrópolis celtíberas de incineración: la más antigua, del siglo IV a. C., está situada a 750 metros de la ciudad; la otra, del siglo I a. C., está más próxima y dispuesta en su ladera norte. Los ajuares encontrados son los correspondientes a una élite guerrera con hermosos broches de cinturón, espadas de antenas atrofiadas y de empuñadura doble globular, frenos de caballo, cerámica pintada, etc.

Uxama romana y visigoda.

La ciudad sobrevivió a las guerras del siglo II y I a. C., se romanizó y pasó de ser una civitas estipendiaria a convertirse en municipio latino. Con la pax augustea y desde el reinado de Tiberio, la ciudad vivió un notable desarrollo urbanístico y se monumentalizó. Paradójicamente, los historiadores y geógrafos de la antigüedad no hablan de ella a partir de este momento más que para referir su posición como mansio en la red viaria. Por tanto, para saber de la Uxama romana hay que recurrir a los restos arqueológicos y a la documentación epigráfica.

La meseta o castro de Uxama en toda su extensión. La vista aérea permite intuir estructuras aún sin excavar.

Los restos arqueológicos más importantes están datados en el siglo I y II d. C., que es cuando la ciudad tuvo su máxima expansión y se la doto de una estructura urbanística y de importantes edificios públicos. Llegó a tener una extensión entre 60 y 90 hectáreas, sin contar los barrios. Y tuvo un sistema de abastecimiento de agua en pleno rendimiento al menos hasta el siglo II capaz de dar servicio a 9000 personas al día.

En la época bajoimperial, la ciudad se redujo y fue amurallada, abarcando su perímetro una zona de 28 hectáreas. Sin embargo, aunque la urbe se comprimiera no dejó de tener importancia, lo que se reflejó en que mantuvo un área de influencia notable en las villae que surgieron en su entorno: Rioseco de Soria, Valdanzo, Santervás del Burgo, Barcebalejo, Vildé, etc. Incluso en época visigoda, siglos VI y VII, la vida de Uxama fue bastante activa como nos confirma el hecho de que tuviera sede episcopal y que sus obispos firmarán su asistencia a los Concilios de Toledo (ni Numancia ni Tiermes, las ciudades vecinas sorianas, tuvieron obispos). La ciudad se abandonó en el siglo VIII, tras la campaña despobladora de Alfonso I, no volviendose a repoblar hasta el siglo X, ya en el llano (la actual Osma).

El yacimiento arqueológico. Principales edificios excavados.

El centro de la ciudad ocupó una plataforma amesetada, dividida en su mitad por una vaguada que separa en dos partes dicha superficie. El desnivel existente hacia esa vaguada hizo necesario una necesaria actuación edilicia de aterrazamientos y rellenos, que permitiera el asentamiento de los edificios, pero sobre todo un conjunto de obras hidráulicas excepcionales para que el agua llegase hasta el último rincón de la ciudad.

La vaguada que divide el casco urbano.

Uxama está poco excavada, pero hay algunas estructuras que han salido a la luz. No son restos espectaculares, sino más bien cimientos, ya que durante muchos siglos el castro fue la cantera de donde se obtenían materiales  para levantar el castillo de Osma y la catedral, muralla y viviendas de El Burgo.

- El foro de la ciudad. El foro, centralizaba los edificios públicos de la administración y en él confluían las calles principales: el Cardo y el Decumanus. Se cree que tenía la forma de una plaza porticada doble en tres de sus lados que tenía en su centro un templo dedicado al culto imperial. Se levantaba en la máxima altura de una de las laderas de la vaguada interior del Castro, lo que le hacía visible desde el resto de la ciudad. Para nivelar y elevar la plaza se creó una terraza artificial en el lado oriental y en la esquina SE con una construcción semisubterránea o criptopórtico.

Foro con el templo imperial en el centro y los lados porticados. Debajo de estos pórticos existiría un criptopórtico.

Muros del criptopórtico, que es lo único que hoy en día se puede ver de este conjunto.

- Una basílica. En 1914, Morenas de Tejada excavó parcialmente un edificio que se consideró por su forma (rectangular y con una cabecera a modo de ábside orientado hacia el norte) y por sus dimensiones (33 ms. de largo por 17,40 de ancho) como una basílica. Estos restos hoy no pueden verse en el yacimiento, pero sabemos que estaba realizado en sillería y pavimentado con grandes losas. Se dató en el siglo I.

Maqueta del centro de interpretación con una reconstrucción de algunos edificios excavados en la ciudad. 1) Cisterna semicircular; 2) terraza porticada supuesto foro con templo imperial; 3) Rotonda de hormigón; 4) domus de los Plintos; 5) Atalaya islámica; 6) Casa del Sectile; 7) Basílica 9) Cisternas pequeñas.

- La casa de "Los Plintos". Las excavaciones arqueológicas han dado a conocer varias casas de época romana, pero actualmente solamente se puede ver la denominada de Los Plintos (llamada así por los apoyos de piedra para los pilares del pórtico de la calle), que fue excavada por Carmen García Merino, a partir de 1980. Se construyó en época del emperador Claudio (años 41-54) y estuvo habitada con diferentes rectificaciones hasta finales del siglo III, momento en que sufrió su destrucción por un incendio y no volvió a ser reconstruida.

Los soportales creados por los plintos y los pilares en la calle.

El edificio ocupa una manzana enmarcada por el norte y el sur por dos decumanos provistos de soportales. Se encuentra en plena ladera, por lo que hay un desnivel de hasta 5 metros entre la parte superior e inferior que se salvan con escalones internos entre los espacios. Tiene 950 m2 y planta de  tipo domus romana, con más de 20 habitaciones y un huerto o jardín. Posee su propia cisterna en un atrio porticado y una habitación con un sótano o bodega tallado en la roca. Estaba decorada con hermosas pinturas al fresco y ha proporcionado interesantes muestras de ajuar doméstico, entre ellos un gran candelabro de bronce, un brasero de hierro y numerosos recipientes cerámicos en perfecto estado de conservación.

La casa de los Plintos tal y como se puede ver hoy en día y reconstrucción de su planta.

Las infraestructuras hidráulicas.

Pero lo que más llama la atención, por la espectacularidad de los restos conservados en el yacimiento de Uxama, es el complejo sistema de captación, abastecimiento y distribución de aguas de la ciudad. La profesora Carmen García Merino ha trabajo mucho sobre el tema descubriendo en gran parte el ingenioso sistema hidráulico de la ciudad y a sus estudios me remito.

El conjunto de infraestructuras hidráulicas se construyeron en el siglo I d. C, en pleno apogeo de la ciudad y cuando se quiso impulsar su monumentalización. Llevar y abastecer de agua a las ciudades requería una inversión y unos conocimientos especializados que sólo se podían acometer cuando había unas expectativas de bonanza y/o cuando se quería hacer del edificio un modo de propaganda ante la población aborigen de las ventajas de pertenecer al estado romano .

Los restos de cisternas de hormigón se distinguen entre las laderas de la ciudad.

El abastecimiento de agua era primordial para alimentar las fuentes públicas, las termas, los mercados y los edificios industriales (molinos, talleres y batanes). Era esencial para la prosperidad demográfica, sanitaria y económica de una ciudad. Las obras hidráulicas también pueden ser un indicativo del momento de decadencia de la ciudad, que para Uxama debió llegar a finales del siglo II, porque es entonces cuando una parte importante quedó en desuso por falta de mantenimiento.

El río Ucero pasa encajonado en un cañón  más de 100 metros más abajo.

El coste económico y las dificultades técnicas para la captación, traslado y abastecimiento de agua de Uxama debieron ser muy importantes. La razón: el emplazamiento elevado de la ciudad. Lo que había sido una ventaja defensiva se convirtió en un grave problema, puesto que el alto del Castro aunque estaba rodeado por ríos, paradójicamente, carecía de agua. La mayor parte de su casco urbano se encontraba entre las cotas 960 y 990 metros, es decir, entre 80 y 110 metros por encima del río  Ucero (880 m) y los manantiales, fuente preferida de captación de agua de los romanos, quedaban a muchos kilómetros al norte. Los ingenieros romanos tuvieron que, primero, irse a captar las aguas hasta la surgencia cárstica del Ucero en La Galiana, donde confluye con el río Lobos.  A continuación trazar un recorrido con una pendiente adecuada para conducir el agua durante más de 20 kilómetros hasta la ciudad que iría en tramos como galería rupestre atravesando montañas y en tramos visible salvando valles. De esta infraestructura se han desenterrado un par de túneles, el más espectacular y visitable es el conocido como la Boca de la Zorra de casi 133 m. También se conservan terraplenes y canalizaciones, pero ninguna arquería.

La galería tiene entre 2,05 y 3,20 m de altura, anchura máxima de 1,83 m y mínima de 0,58 m. Su perfil recuerda el de una vasija globular con cuello estrecho y alto.

La acometida del agua a la ciudad se hacía por el norte, en un punto muy cercano hoy a la carretera de Valladolid. El agua seguía su curso hasta los depósitos o cisternas y salas de decantación Se ha excavado en un tramo dentro del antiguo casco urbano que nos ha permitido admirar aún más la maestría de la obra y el esfuerzo financiero realizado para su construcción y su mantenimiento. El acueducto seguía dentro de la ciudad a través de galerías excavadas en la roca (81 cm de ancho en la solera x 205-210 cm  de altura). La anchura revela una capacidad de aporte hídrico propia de los acueductos de ciudades importantes.

Tramo de acueducto excavado dentro de la ciudad de Uxama. Se ve en la izquierda el spiramen o pozo de visita, que servía para acceder al mismo desde el exterior usando las entalladuras triangulares. También se aprecian perfectamente las huellas de pico en la roca.

Uxama contaba con una serie de aljibes, se han localizado más de 20, que tenían la función de recibir el agua del acueducto, almacenarla y distribuirla por la ciudad. Se ha hallado en las zonas más altas del castro algunos depósitos principales o castellum aquae. La forma cómo llegaría el agua hasta allí todavía es un misterio puesto que queda a un altura superior a la entrada del acueducto, aunque se sospecha que pudo hacerse mediante algún sistema de noria.

La construcción más curiosa es una amplia cisterna abovedada subterránea de planta de forma de omega mayúscula, de 32 m de perímetro y 5 m de altura, distribuida en cinco compartimentos intercomunicados, que se calcula tendría una capacidad para almacenar 300 m3. Realmente se divide en tres tramos grandes curvos y otros dos rectangulares más pequeños. Los curvos estaban tabicados por lo que la única comunicación de las aguas se hacía a través de tuberías a distintas alturas. Las tuberías, posiblemente de plomo, no se han encontrado porque fueran expoliadas.

La construcción estaba hecha de hormigón encofrado cubierta con bóvedas de cañón. El suelo estaba impermebilizado así como las junturas.

De esta cisterna y posiblemente de otra conocida por los arqueólogos como el "Tambor" partirían las tuberías que llevaban el agua por gravedad a una red de depósitos escalonados, en distintas cotas de la vaguada interna de la ciudad. Estas cisternas eran claramente para uso público. Su fábrica es de hormigón y tenían una forma rectangular con medidas de 7 y 10 metros de longitud por 4 de anchura, siendo su capacidad de entre 30 a 40 metros cúbicos.

Esta es una de las cisternas individuales más grandes, conocida  como "El Arca". Se aprecia en la foto su factura de hormigón y su abovedamiento. También podemos observar la pendiente de la vaguada.

25 Agosto 2014

¿Os gusta este relieve? Fue ésta o una imagen parecida, el primer contacto con la obra que voy a tratar en este artículo. A mi me pareció muy hermosa, con unos detalles de primera categoría artística en el tratamiento del relieve o en la forma expresiva de trasmitir el vigor de los hombres y de los animales. La foto estaba en el contexto de la escultura romana, pero se "colgaba" sin ninguna referencia de dónde procedía o qué representaba. También me sorprendió que fuera la primera vez que veía esta obra. Así que, espoleado por la intriga, me puse a investigar sobre la misma y lo que viene a continuación es el resultado de esa indagación.

El relieve procede del museo de Antalya en Turquía. El arqueólogo que lo descubrió, Jürgen Borchardt, cree que era un fragmento de un friso monumental que decoraba un Cenotafio dedicado a Caio Caesar en Lymira (Turquía). La antigua Limyra era una pequeña ciudad del Imperio Romano en Lycia,  al sur de Anatolia, donde posiblemente se alzó un monumento conmemorativo de gran belleza que no dejó fuentes escritas aunque sí arqueológicas y epigráficas.

Plano parcial de las excavaciones de Limyra, con la ubicación del cenotafio de Cayo Julio César.

El origen de la población se remonta posiblemente a tiempos de los hititas. Después de una breve independencia, la ciudad pasó a manos de los persas y de éstos a la de los griegos y, finalmente, hacia el II siglo a. C.  a la de los romanos. Nunca tuvo una historia especial que contar, salvo... que la casualidad hizo que muriera allí Caius Julius Caesar, el nieto de Octavio Augusto.

Pero...¿Quién era Caius Julius Caesar?

Lo primero que deberíamos quitarnos de la cabeza es que estamos hablando del universalmente conocido Caius Julius Caesar. Hablamos de un descendiente suyo, de la gens Julia, que murió 48 años después y que llevaba su mismo nombre. Fue su bisnieto, que murió el año 4 d.C. con 24 años de edad, siendo en ese momento el príncipe heredero de su abuelo y padre adoptivo Octavio Augusto.

Este es Caius Julius Caesar Vipsanianus, en el Museo Badisches Landesmuseum Karlsruhe, Alemania. Este busto en porfirio refleja una edad adolescente de Cayo y el aire familiar que le asemeja a Augusto.

Los herederos de Octavio Augusto. El contexto histórico.

Octavio Augusto, el primer emperador de Roma, sólo había tenido una hija, Julia la Mayor, fruto de su segundo matrimonio. Sin descendientes varones directos y con la necesidad de asegurar su herencia política como un principado, no le quedó más remedio que recurrir a la adopción de los varones más cercanos de su familia. Primero eligió al primer marido de su hija, Marco Claudio Marcelo, pero éste moría el 23 a. C. en extrañas circunstancias. De este matrimonio, no hubo ningún descendiente, lo que volvió a poner de manifiesto el problema sucesorio. Augusto no tardó en desposar a su hija Julia con Marco Vipsanio Agripa, la mano derecha militar que le había ayudado a alcanzar el poder. El matrimonio, aunque desigual por edad, ya que él era veinticuatro años mayor que ella, dio como fruto cinco hijos, tres varones y dos hembras, lo que aseguraba la descendencia de Augusto a través de sus nietos carnales.

Detalle de la procesión del lado sur del Ara Pacis de Roma. En ella aparecen siguiendo Augusto, los miembros de la familia imperial, que asisten a la inauguración del edificio el año 13 a. C. Entre ellos están Agripa tapándose la cabeza al ser pontífice y el pequeño Cayo Julio César (7 años) que se agarra a la toga de su padre. También aparecen Julia o, tal vez Livia, y Tiberio, otros protagonistas de esta historia.

Los dos hijos varones mayores Caius (nacido el año 20 a. C.) y Lucius (nacido el 17 a. C.) fueron pronto ensalzados a las máximas dignidades porque Augusto los adoptó al morir su padre, Agripa, el año 12 a. C. , convirtiéndoles en los herederos de su principado y cambiando su nombre Vipsanio por Julio César. Ambos fueron ungidos como “príncipes de la juventud” (principes iuventutis), ingresaron en el Senado sin haber cumplido la edad y cuando llegaron a la edad de 19 años se convirtieron en cónsules. Augusto volcó toda su confianza en ellos.

En todo el imperio se levantaron templos y estatuas en su honor, como en el caso de la Maison Carrée en Nimes o el Teatro romano de Cartagena. O se fundieron monedas de oro, plata y bronce para conmemorar cada pequeño acontecimiento de su vida política.

Aureus de oro emitido en Lugdunum, Lyon. En el anverso está la la cabeza laureada de el Divino Augusto y en el reverso C CAES AUGUST (Caius César, su promogénito) cabalgando. Aún lleva la bulla alrededor del cuello que llevaban los niños romanos como protección contra los malos espíritus hasta los 16 años en que adquirían la toga viril. Este detalle nos permite datar la moneda  entre el 12 y el 6 a. C.

Denario que representa en el anverso a CAESAR AUGUSTUS DIVI F PATER PATRIAE  laureado y en el reverso a los dos hermanos C L CAESARES AUGUSTI F COS DESIG PRINCIVVENT, es decir, a Cayo y Lucius Caesar togados y designados ya como príncipes. Emisión de Lugdunum sobre el 1 a. C.

Como cónsul y comandante del ejército Caius marchó 1 a. C. hacia Oriente con la misión de solucionar el tema de Armenia, que enfrentaba a Roma con el Imperio Persa. El emperador Augusto le dio plenos poderes tanto para hacer la guerra o como para negociar con el rey persa Fraates V. La paz se logró, pero aún así se mantuvo gobernando esa zona del imperio durante unos años más. El año 2 d. C. recibió la noticia que su hermano Lucio, el otro heredero de Augusto, había muerto en Massilia (Marsella) con 19 años de edad. Parece ser que al poco Caius fue herido en una campaña militar en Armenia. Herido, fue reclamado para que regresase a Roma por Augusto, que se temía lo peor. Su barco de vuelta tuvo que hacer puerto en Limyra, en la costa de Lidia, y allí murió el joven el 21 de febrero del año 4 d. C., con 24 años.

Augusto recibió una de las noticias más tristes en lo personal y en lo político. El hombre que se había hecho con el poder absoluto en Roma y que controlaba un territorio en torno al Mediterráneo que parecía inconmensurable se había quedado de nuevo sin heredero al trono. Todo hace pensar que su dolor fue lo que le impulsó a encargar este hermoso monumento en su honor, que vamos a analizar, en el lugar donde murió su querido hijo/nieto.  Su cuerpo, sin embargo, no quedó allí, sino que  fue trasladado a Roma y sepultado en el Mausoleo de Augusto.

El Mausoleo de Augusto en Roma fue la tumba monumental que erigió el emperador en Roma para enterrar a la familia Julia. Reconstrucción hipotética.

Y para acabar con el tema sucesorio, diré que Tiberio Claudio Nerón, nacido del primer matrimonio de Livia, la tercera mujer de Augusto, fue quien se aprovechó de la situación. A la muerte de Agripa el años 12 a. C. se divorció de su primera esposa y solicitó a Augusto permiso para casarse con Julia, pasando a ser su hijastro y,a la vez, su yerno. Aunque Augusto aceptó, se sabe que nunca hubo buena "química" entre suegro y yerno, tal vez porque sabía que el matrimonio no era feliz. Con la desaparición de los hijos de Agripa, quedó el camino libre para que fuera adoptado por Augusto y nombrado sucesor, lo que sucedió el año 14 d. C.

El cenotafio de Caius Julius Caesar Vipsanianus.

Del edificio no quedó recuerdo en las fuentes escritas, pero sí se recuperaron restos desde las excavaciones que se realizaron en la ciudad en 1971, que hicieron sospechar a su descubridor, el arqueólogo austriaco  Jürgen Borchardt, de que se trataba de un edificio conmemorativo. Lo que se recuperó en los años 70 fue un núcleo de hormigón, mampostería y sillares de caliza que debía sostener un lujoso recubrimiento de mármol y relieves con varios pisos de altitud. El edificio era de base cuadrada con unos lados de casi 17 x 17 metros. Los muros exteriores debieron ser expoliados desde finales de época imperial y reutilizados para fabricar cal y, como se supo por los descubrimientos de 1992, para levantar la muralla en época bizantina. Las excavaciones también revelaron que los ladrones de tumbas habían explotado con dinamita partes del edificio con el fin de penetrar en el interior. También había sido dañado por la humedad ya que sus cimientos se encontraban bajo el agua, porque el nivel de la capa freática estaba mucho más alto que en los tiempos antiguos. Para permitir la investigación se hizo un canal de drenaje que bajó el nivel de las aguas subterráneas.

El monumento con la base de hormigón y algunos sillares. Nótese el suelo anegado.

Borchardt desde el comienzo descartó que lo que excavaba fuera una tumba y lo clasificó como un monumento en honor o recuerdo de un personaje importante fallecido. Tal tipo de edificios eran conocidos en todas las partes del Imperio Romano y, mucho más, en esa zona del Mediterráneo. La forma del edificio podía ser turriforme, estableciendo paralelos con monumentos como la tumba pilar de Thugga en Túnez.

Mausoleo líbico-púnico. Uno de los poco ejemplos de arquitectura real númida. Es una tumba de 21 metros de altura del siglo II a. C.

Incluso se atrevió a crear con los pocos restos encontrados una reconstrucción modélica del edificio que me recuerda mucho a la que se hacen del Mausoleo de Halicarnaso, una ciudad no muy lejana de Limyra, o al de Belevi junto a Éfeso.

Reconstrucción del Mausoleo de Belevi a 11 kilómetros de Éfeso (siglo III a. C.). No se sabe a ciencia cierta a quien fue destinado, posiblemente a Antiocho II. El edificio no llegó a ser terminado.

Así puede describirse:

 

  • - una base sobre el que se levantaría  con un relieve histórico corrido de 64 metros a modo de un primer piso. Los relieves estarían esculpidos sobre losas de mármol de casi un metro de ancho por dos de altura;
  • - por encima se elevaría una estructura maciza cúbica con decoración de columnas (o puertas falsas) y entablamento como un templete;
  • - y  rematando la obra  un tejado piramidal como se rematan en otras tumbas de la ciudad, lo que de paso también explicaría el fabuloso núcleo macizo, sólo entendible si tenía que sostener una estructura de gran peso.

Reconstrucción del cenotafio de Limyra tal y como aparece en el panel explicativo del museo de Antalya.

Se han recuperado hasta ahora sólo pequeños fragmentos (un 5 por ciento del conjunto total), que se conservan en el museo de Antalya.  El más llamativo es el que admiramos al comienzo y que nos ha servido de excusa para realizar este repaso por la historia de Roma. Gracias a las características estilísticas y temáticas que se observan en él se ha podido datar en la época de Augusto y atribuir a un gran dignatario como el joven príncipe que murió en Limyra.

El panel entero que puede admirarse en el museo. Mármol, 207,5 cm de altura por 90,7 de ancho y 49,5 de profundidad.

El estilo refleja la forma de trabajar de los escultores de la época de  Augusto. De hecho, la calidad que emanan es comparable con obras del taller que realizó el Ara Pacis. Se ha especulado que los relieves se hubieran hecho en Roma y se hubieran trasladado hasta Limyra para montarlos allí, pero parece mucho más lógico que fueran los escultores los que se desplazaran hasta allí por la gran extensión de la obra. Además la parte de atrás de las losas no es plana sino irregular, adaptándose a los bloques centrales. El trabajo es sublime. Personajes y animales a tamaño natural y empleando la superposición y el distinto nivel de trabajo del relieve para obtener profundidad.

El conjunto del friso, al que pertenece este relieve, representaría en continuo narrativo de escenas a tamaño natural de los acontecimientos en los que intervino el joven príncipe. En concreto, Borchardt cree que ya estaba suficientemente asentada una iconografía de representación del emperador y de su familia. Y aunque la vida de Cayo Julio César fue corta ya podía ofrecer algunos episodios propios mezclados con otros prototípicos:

- Así el fragmento que se conserva podría ser la procesión de los Dioscuros del año 6 a. C. con motivo de la adhesión de Cayo y de su hermano Lucio al ejército o al ser proclamados principes iuventutis. Y seguro que estarían:

- Su acceso al senado y al consulado el año 1 a. C. con sólo 19 años.

- Escenas de sacrificios.

- La partida de Roma (Profectio) hacia Armenia.

- Su reunión con el rey Fraates V con el que concluyó la paz con los partos (pactio cum Barbaris), que reconoce las reclamaciones romanas sobre Armenia;

- el establecimiento de un nuevo rey de Armenia (datus rex). Se han encontrado una inscripción del arquitrabe con el término"AVAS", que se identifica con "Artavasdes", el nombre del padre del rey armenio Ariobarzanes.

También se conservan fragmentos de decoración en relieve de pilastras con grutescos y a candelieri como las del Ara Pacis y se le atribuyen algunas cornisas muy barrocas encontradas en las inmediaciones.

15 Agosto 2014

Un aviso muy importante para todos los que seguís este post u otros de este blog.

La Coctelera deja de prestar servicio y desaparece en pocos días (segunda semana de octubre), por lo que los blogs alojados en ella también lo hacen. Esto no supone un adiós a los seguidores de este blog, sino un "nos vemos en otro lugar" donde retomar el contacto con más brío. Todavía no he empezado a trasladar este blog de forma masiva a otro servidor, lo haré en breve. He empezado por otro, el de Historia de España, que este año me corre más prisa. Sin embargo, el nuevo blog donde transladaré los artículos de Algargos. Arte e Historia  también está casi preparado en Blogger.

Dado el interés que han concitado los descubrimientos de la Tumba de Anfípolis ya he trasladado en bruto este artículo y el del León de Anfípolis al nuevo. Las siguientes actualizaciones de la marcha de la excavación las haré allí y en este blog sólo dejaré el enlace y el aviso.

Anticipo el enlace por si queréis visitarlo. Admito sugerencias.
http://algargosarte.blogspot.com.es/2014/09/la-tumba-o-tumulo-de-...


Muchos saludos.

++++++++--------------++++++++

Ha sido descubierta en la antigua ciudad de Anfípolis, en la región de Macedonia (Grecia), una tumba monumental que se remonta a un período de entre el 325 y 300 antes de Cristo. Lo desvelado hasta ahora es que pudo acomodar el cuerpo de uno de los diádocos - los generales de Alejandro - o un miembro de su familia. El lugar se conoce desde los años 60 por el arqueológico griego Lazaridis, pero hasta 2012 no se comenzó a excavar, a pesar de la crisis económica que afecta a Grecia. Los resultados están siendo asombrosos.

La colina objeto de excavación.

La tumba descubierta es un imponente túmulo, muy especial por el tamaño y por la riqueza decorativa exterior, que es lo que hasta ahora se está excavando. El edificio funerario, al que todavía no se ha accedido, se cubría con una montaña de tierra y cascotes de 30 metros de altura y está ubicado extramuros de la antigua ciudad en la denominada Colina Kasta.

Ubicación del Túmulo o Tumba de las esfinges  a las afueras de la ciudad antigua de Anfípolis.

Las excavaciones del túmulo en agosto de 2014.

El edificio en sí estaba rodeado por un muro de tres metros de altura, construido con mármol procedente de la vecina isla de Thassos. Entre 2012 y 2013 se ha excavado en parte este muro, poniendo en evidencia que había desaparecido gran parte del revestimiento de piedra y que el perímetro de la tumba formaba un círculo casi perfecto de 498 metros. Con semejante tamaño, diez veces más grande que la tumba del padre de Alejandro -Filipo II de Macedonia-, ha hecho que algunos arqueólogos se replanteen si la tradición histórica de que Alejandro Magno fue enterrado en Alejandría, pudiera ser una falacia, aunque de momento no se pueden sacar mayores conclusiones.

Vista aérea de la excavación donde se aprecia la forma circular del túmulo. Se ve el perímetro y donde ahora mismo se está excavando. Se ha levantado una instalación que preserva la entrada de la lluvia. En la cima de la colina ya se excavó en 2012 hallándose la base donde iría el monumento del león que hoy se encuentra a varios kilómetros de allí.

Si nos fijamos bien, la entrada está descentrada, es decir, no se abre como un radio que se dirige al centro. el hecho de que esté así, se interpreta como una manera de despistar a los posibles saqueadores de tumbas que pensaran que la cámara principal estaría en el centro del círculo.

La arqueóloga Katerina Peristeri se empeñó en buscar el material desmantelado a la tumba y lo encontró. Parece ser que en época romana el revestimiento de piedra fue utilizado para construir una presa en el cercano río Estrimón. Parte de los sillares y de una escultura de león magnífico habían aparecido en 1912 en el fondo del río y se habían considerado como parte de un monumento conmemorativo o tumba a uno de los almirantes de Alejandro Magno.

El león y parte del podium levantado ahora a varios kilómetros de la tumba. Detrás, en el suelo, se pueden apreciar sillares del revestimiento del muro también encontrados en el lecho del río Estrimón.

Más sobre el descubrimiento del león, aquí.

Las pruebas comparativas han permitido reinterpretar estos restos y atribuirlos a nuestra tumba monumental. Es más, Peristeri cree que la estatua del enorme león de más de cinco metros coronaría el túmulo como símbolo de la monarquía macedónica. La idea se ve reforzada por el hallazgo de losas de mármol en la cumbre del montículo que serían parte del pedestal original de la escultura.

Reconstrucción hipotética del aspecto del túmulo.

Los trabajos de restauración han permitido reconstruir parte del muro circular. En la primera foto, los primeros momentos de la excavación muestran restos del muro sin el revestimiento de mármol salvo donde se aprecian los arranques. En la segunda foto, Agosto de 2014, podemos ver reconstruido el muro. La foto es de cuando visitó la excavación el primer ministro griego.

El muro y la tierra acumulada ocultaban una avenida y una entrada espectacular, que es lo que ha hecho saltar la noticia de nuevo en estos últimos días. Tras un muro de sillares y sobre un dintel de una posible puerta han aparecido dos esfinges de media tonelada de peso y dos metros de altura que flanqueaban la entrada al recinto. Se sabe que la misión de estos personajes mitológicos en estas tumbas era la de servir de portadoras de las almas de los difuntos al más allá.

Las estatuas han aparecido sin cabeza, aun así, los detalles de la talla de las alas y los restos de color nos hacen comprender que estamos ante unas obras únicas. Los arqueólogos especulan que detrás de las esfinges debe encontrarse un segundo muro con la cámara mortuoria propiamente dicha. Si los cosas van bien se podrá acceder a ella en esta campaña.

Se pueden apreciar detalles muy significativos en estas fotos cercanas: 1) la arena compactada tras las esfinges. No se trata, por tanto de tierra de desplomes de la bóveda, ni se advierten agujeros de expolio como luego veremos en otras salas. 2) las estatuas están muy limpias para haber sufrido una posible acolmatación de sedimentos por crecidas del río y además sus cortes o rupturas son muy antiguos y no se han encontrado ni rastro de las cabezas o de los pechos si los tuvieran

¿Qué nos deparará el interior de la tumba? Posiblemente ningún tesoro, puesto que al igual que el exterior el interior debió ser expoliado hace miles de años, pero los pocos restos arqueológicos que nos queden nos darán importantísima información sobre este excepcional edificio y sobre su propietario.

Siguen los descubrimientos (Añadido el 23 de Agosto de 2014).

Nuevas fotos de los trabajos arqueológicos en la tumba están desvelando el misterio que envuelve a la tumba. Se ha procedido a retirar los sillares y tierra que tapaban las esfinges que aparecían debajo de un arco y ya se pueden ver totalmente. Incluso dicen que han aparecido parte de las alas rotas. Se ha seguido quitando tierra y sillares y se ha descubierto que la base sobre las que se apoyaban las esfinges es realmente un entablamento hecho con sillares de mármol (con una cornisa policromada, un friso liso corrido y un arquitrabe también liso). Lo más llamativo es el capitel jónico que ha asomado sosteniendo el dintel, un capitel con sus volutas coloreadas de pigmentos blancos, rojos y negros que delimitan la decoración vegetal del ábaco y las volutas del equino. todo hace pensar que estamos ante una pilastra que daría acceso a la tumba. Aquí tenéis un detalle mucho más cercano del capitel.

Lateral del capitel de la pilastra.

Parte trasera del capitel, que es donde mejor se ve la policromía de las ovas y perlas del ábaco.

Se aceleran los descubrimientos (Añadido el 26 de Agosto de 2014).

Habíamos dejado la excavación ante una puerta flanqueada por dos pilastras jónicas sobre la que se  levantaban dos esfinges... Pues, ya se ha desvelado qué hay más allá:

- Se han terminado de retirar los últimos bloques de sellado de la entrada dejando expedita la luz de la puerta hasta el suelo. La decoración de este muro frontal de entrada a la tumba imita sillares de mármol colocados de forma muy original, al menos no se ha encontrado ninguna otra tumba macedónica decorada así. Este tipo de decoración arquitectónica es la misma que la del pasillo de entrada.

- La puerta  tiene un ancho máximo de 1,67 metros. Posiblemente no tuvo batientes y era una abertura simple.

- El vano de entrada da acceso a una sala abovedada de unos seis metros de fondo que debe ser un vestíbulo. Se ha excavado a día de hoy parcialmente, dejando al descubierto el mismo tipo de decoración de sillares en las paredes laterales y un arquitrabe jónico con tres platabandas.

Se ha actuado sobre el nivel del suelo de la escalera y dromos que entra en la tumba, dejando ver mosaicos geométricos en el pasillo central de entrada.

Y en el lateral, los mosaicos continúan con otra combinación geométrica romboidal y y un zocalillo azul a ras del suelo ha

Para que nos hagamos una idea mejor del tipo de tumba ante la que estamos os coloco una reconstrucción de la tumba de Filipo II de Macedonia en Vergina, descubierta en 1977 y que hasta ahora la más grande de las encontradas pertenecientes a esta época.

- Se ha excavando en la zona alta de la sala llegando hasta el fondo, donde ha aparecido una pared de mármol que posiblemente sea la entrada principal a la tumba. En esta pared el entablamento se hace completo: la cornisa se convierte en una especie de tejadillo, el friso es liso y la última de las platabandas del arquitrabe recibe una decoración de rosetas esculpidas.

Las rosetas son un signo inequívoco de que estamos ante una tumba real, puesto que es un motivo utilizado por la monarquía macedónica. Se han encontrado de la misma manera en algunos objetos en la tumba de Filipo II pertenecientes a este rey. Estan relacionadas simbólicamente con el sol.

Urna de oro encontrada en la tumba de Filipo en Vergina con los huesos del rey. Se cree que las rosetas horizontales serían el símbolo de filipo y las verticales las de Alejandro.

En la zona del tímpano de la pared que cierra la bóveda se ha podido comprobar la existencia de un boquete que hace pensar en el lugar por donde la tumba fue expoliada en algún momento histórico. Asomándose por el agujero parece que se abren dos nuevas salas, pero hasta dentro de unos pocos días no podremos saber nada más.

Al mismo tiempo se llevan a cabo los trabajos de consolidación y conservación de las estructuras desenterradas y se ha protegido el yacimiento con un tejadillo y con una infraestructura que desvíe las aguas de lluvia.

Nuevas imágenes de la impresionante tumba de Anfípolis (editado el 31 de aAgosto de 2014)

Se han cubierto las esfinges y se han habilitado nuevas entradas a la cámara a través de andamios y tablones, utilizando la puerta para un cinta mecánica que facilite la retirada de escombros.

En el interior del vestíbulo posterior a la esfinge, se sigue trabajando. Se intentan consolidar los colores de capiteles y paredes. Y se sigue sacando tierra y limpiando los suelos que han descubierto un curioso suelo hecho con pequeños fragmentos de mármol blanco en muy buen estado, que contrasta con la amalgama roja y el azul del rodapié.

También se ha apuntalado la bóveda de sillares con pilares de obra y viguetas, puesto que la estructura según se está sacando el material de relleno puede manifiestarse inestable.

En esta imagen vemos que la estructura sirve también para apuntalar el tímpano de la cámara. Si os fijáis ya se ha habilitado una tabla para acceder a través del agujero

Se ha entrado, por tanto, en la cámara siguiente y ésto debe ser la primera imagen de lo que han encontrado los arqueólogos. Y digo "debe" porque en ningún sitio se especifica nada más o también podría ser otro agujero de saqueadores a una cámara posterior.

Parece que los investigadores no caminan tan a ciegas como nos quieren hacer creer y dosifican la fotos y la información e, incluso, deben tener una visión aproximada de la planta de lo que se van a encontrar. Lo digo porque al parecer en julio de 2013 se escaneó la colina con un georradar que indicó una gran sala a 8 metros de profundidad y 20 del centro del túmulo, de 12 metros de ancho (declaraciones del profesor Constantinos Papatheodorou del Departamento de Geomática y Topografía, TEI de Serres). En Grecia hay blogueros que se han atrevido a formular hipótesis de cómo sería la planta de la tumba. Os coloco la siguiente foto con los letreros en español.

En el siguiente artículo (en griego) hay una interesante teoría que defiende que la tumba no ha sido profanada y que posiblemente podría darnos una buena sorpresa a cerca de su propietario.

Sigue la incógnita y seguiré en la pista.

Las cariátides. 7 de Septiembre.

El ministerio de Cultura griego ha vuelto a dar noticias esta mañana, a cuenta gotas, pero con una espectacularidad innegable, de las excavaciones en la colina Kasta de Anfípolis.

Nos ofrecen nuevas imágenes de los hallazgos de esta semana. Al  limpiar los derrubios de sellado de la tumba han aparecido dos cariátides de mármol de Thassos delante de la pared de la antecámara.

Las esculturas/columnas están unidas a un pilar de mármol de 0,20 x 0,60 metros que las separa de la pared. La cara  de la cariátide de la izquierda está casi intacta, sólo presenta rotura de la nariz, mientras que a la de la derecha le falta la cara. Ambas cabezas  presentan tirabuzones con abundantes rizos sobre sus hombros. Las korai llevaban aretes y una túnica de mangas en los que se perciben trazos de color azul y rojo.

La calidad de los detalles hace pensar a los arqueólogos que pertenecen al mismo taller que esculpió las esfinges de entrada al vestíbulo.

El brazo derecho de una escultura y el brazo izquierdo de la otra estaban levantados y posiblemente unidos como un mensaje simbólico de aviso al intruso que entrara a la tumba.  No se han encontrado por ahora esos brazos aunque sí pequeños fragmentos de las manos.

También se han encontrado rosetas esculpidas iguales a las encontradas en el friso, que pertenecen  a la decoración inferior del dintel.

Delante de las esculturas hay una pared de sellado de piedra caliza hacia abajo que empieza justo  desde la cintura. Es la segunda pared de sellado para la protección de la tumba. Tiene una anchura de 4,5 metros.

Ya ha habido alguien que se ha atrevido a hacer una imagen explicativa de lo que hasta ahora se ha encontrado. La imagen la proporciona el ministerio de Cultura y es del arquitecto M. Lefantzis,que colabora en la excavación. Si pincháis sobre ella o aquí, la podréis ver a pleno tamaño.

Estamos seguramente ante uno de los hallazgos arqueológicos y artísticos del siglo. Parece que esto no ha hecho nada más que empezar.

Siguen las excavaciones. (11 de septiembre 2014).

El Ministerio de Cultura ha desvelado hoy qué había debajo del busto de las cariátides. Poco a poco se van retirando los bloques de sellado y la arena que ocultaban sus cuerpos. La ansiosa espera no ha defraudado, ya que han aparecido unos espléndidos cuerpos femeninos cubiertos por túnicas muy bien conservados.

Mientras se sigue limpiando las cariátides también se consolidan las estatuas, especialmente el rostro de la de la izquierda que tenía una peligrosa grieta que le cruzaba el rostro de arriba a abajo. Para reforzarla se le ha puesto un protector a modo de collarín. La habitación también queda al descubierto dejando ver pilastras y sillares de mármol.

Los detalles de los pliegues de la túnica son de gran calidad,

Dia 14 de septiembre. Estado de la tercera cámara de la tumba.

El Ministerio de Cultura Griego ha publicado nuevas fotos y un comunicado sobre los trabajos que se viene realizando desde el viernes 12 en la tumba de Anfípolis. Las imágenes esta vez no son tan espectaculares como en ocasiones pasadas pues revelan sólo el estado en que se ha encontrado la tercera cámara, a la que ya se ha accedido a través del agujero existente en el tímpano de separación con la segunda cámara .

El dibujo reproduce las escaleras con el vestíbulo y las dos primeras cámara custodiadas respectivamente por esfinges y cariátides y una tercera sala.

La tercera cámara no parece tener custodios y sólo tiene, hasta ahora, como referencia hacia la segunda sala un dintel con tres platabandas.

En la tercera sala, los arqueólogos se han encontrado con una cubierta de bóveda de cañón hecha con sillares calizos como en las anteriores. Las dovelas de esta bóveda, sin embargo, reflejan más desperfectos, grietas y desprendimientos de materia que en las salas anteriores. La altura del suelo también está llena de derrubios, pero estos están a un nivel más bajo. Al parecer, el terraplén creado está inalterado y tiene en su composición  restos de conchas, ello indica que la tumba no ha sido saqueada muy recientemente.

Los muros siguen estando revestidos con sillares de mármol de Thassos, coronados con un arquitrabe jónico. Ante el delicado estado de la habitación, los arqueólogos anuncian que se tomarán mucho más tiempo en apuntalar y consolidar este espacio que corre peligro de derrumbe.

Además cada vez es más difícil el paso (han entrado por un pequeño agujero del tercer diafragma) y la respiración en el interior de la sala se enrarece, lo que hace que la tarea sea más lenta.

Las cariátides al completo y una nueva puerta. 21 de septiembre.

Este domingo el Ministerio de Cultura griego nos ha ofrecido nuevas imágenes y nueva nota de prensa con las actuaciones arqueológicas llevadas a cabo durante la semana.

Las fotos son impresionantes, puesto que al eliminar las tres filas de sillares calizos de la pared de sellado y la arena del fondo, han aparecido las cariátides al completo.

Las esculturas son imponentes. Dejan ver figuras femeninas  de 2, 27 metros de altura. Artísticamente reflejan proporciones perfectas. El chitón y la túnica larga que portan se pegan al cuerpo dejando traslucir el volumen de torso y piernas. Con una de las manos recogerían parte de sus ropas crando una cascada de pliegues maravillosos.

La parte inferior recoge los detalles más realistas al añadir unos flecos al vestidoy unos pies que sobresalen de ellos y del pedestal donde están erigidas. Los pedestales también son de mármol y miden 1,33 m. de largo por 0,68 m de ancho y 0,30 de altura..

Las puntas de los dedos de los pies son asombrosos al haberse hecho con gran realismo y detalle. Las sandalias todavía conservan policromía roja y amarilla.

Al quitar el terraplén de arena de las Cariátides se han encontrado partes de sus manos.

Las sorpresas que nos depara la tumba aún se auguran mayores ya que en el muro norte de la tercera sala se ha encontrado una puerta de 0,96 m. de ancho, que todavía hay que despejar de tierra. Mientras continúan los trabajos de desescombro y consolidación de las salas.

.

26 Junio 2014

Preparad la chequera porque el 10 de Julio de 2014 se va a celebrar una subasta en Christie’s de Londres de una pieza excepcional del Imperio Antiguo. Se trata de la estatua policromada del escriba conocido como Sekhemka de Northampton de una antigüedad de 4500 años y de una belleza comparable a los escribas más conocidos del Louvre o del Museo de El Cairo.

Sekhemka es una escultura que ha pertenecido a la familia de los marqueses de Northampton desde que lo adquiriera en Egipto (entre diciembre 1849 y abril de 1850) el segundo marqués de este título, y que ha estado en depósito en el Museo Guildhall de Northampton.

La obra ahora se subasta por un precio de salida de entre 5 y 7,5 millones de euros (4,000,000£- 6,000,000£ libras esterlinas o, lo que es lo mismo, 6,784,000 - 10,176,000 dólares). Ahí es nada. Habrá que romper las huchas y rascarse los bolsillos para recuperar hasta la última moneda y entrar en la puja.

Los datos técnicos de la obra son los siguientes:

Estatua sedente del escriba Sekhemka, inspector de escribas.

2400-2300 a. C., V Dinastía.

Caliza policromada. Dimensiones: 75 cm. de alto x 31.2 cm.de ancho x 44.1 cm. de fondo.

Procedencia posible: la necrópolis real de Saqqara.

La escultura es realmente bella y paradigmática. Es una típica estatua cubo hecha para ser uno de los soportes del alma que encargaría este escriba, Sekhemka, para su tumba, posiblemente levantada en la necrópolis de Saqqara. Su función era ser la "imagen viva" de la persona fallecida y se instalaría en el serdab de la mastaba, una capilla accesible sólo para los sacerdotes y miembros de la familia que honraban a sus antepasados. Allí recibiría de éstos las ofrendas en forma de incienso y de alimento que le sustentaría en el más allá.

Su rostro es muy sereno. Bajo una peluca de rizos en hileras cuidadosamente cortados, podemos ver unas cejas sutilmente talladas y unos ojos inteligentes a la espera de las órdenes de su faraón. La boca esboza una leve sonrisa del que se sabe eterno. Posee rasgos personales como la corta nariz o unos mofletes y una forma de cara muy redondeados, aunque podría ser una característica estilística del escultor, ya que su mujer, de la que luego hablaremos, muestra un rostro igual.

Su poderoso pecho desnudo y sus musculosos brazos y piernas nos hablan de un hombre fuerte. Es la imagen del ideal de perfección que se desea a sí mismo el difunto en la otra vida. Puesto que esta estatua es el doble que le posibilita la existencia en el más allá... ¿Por qué no hacerse perfecto?

Viste una falda corta plisada que se anuda a su cintura con un lazo y sostiene un rollo de papiro parcialmente desenrollado en su regazo.

En el documento podemos leer una inscripción jeroglífica que no es otra cosa que una lista con veintidós objetos. La mentalidad del egipcio y del escriba se dan de la mano en esta detallada lista, donde se ha anotado el tipo y la cantidad de productos que Sekhemka necesita para subsistir cómodamente en la otra vida. En ella se incluyen alimentos, bebidas, ungüentos y líquidos, incienso y cosméticos, ajuar funerario y regalos reales. El poder mágico de los jeroglíficos hará que estas ofrendas cobren vida cuando los sacerdotes reciten las fórmulas rituales para la alimentación de los difuntos en el más allá.

En el asiento se puede leer: "Sekhemka ("el de alma fuerte"), inspector de los escribas de la casa del maestro de la generosidad, un orante ante el gran dios". Y en donde apoya sus pies la inscripción sigue e identifica a su mujer: "Sitmeret ("la hija de Meret"), la interesada por los asuntos del rey, una que venera al gran dios".

Y es que a su derecha aparece su esposa representada de rodillas. La posición del cuerpo de Sitmerit es lo que le da armonía a este retrato de familia. Está representada en una escala mucho menor, como corresponde a una ley arcaica que jerarquiza al marido sobre su cónyuge o hijos cuando aparecen conjuntamente. El menor tamaño no debe ser interpretado como un símbolo del lugar de la mujer en la sociedad. Es un convencionalismo artístico, ya que las mujeres tenían un estatus de igualdad con los hombres. Por otro lado, la intimidad que refleja la postura forma parte de la imitación que la élite aristocrática hacía de la representación de los faraones, ya que desde Micerinos la esposa del rey aparecía abrazándole. Mostrar afecto conyugal era, por tanto, un convencionalismo más, pero no así la suave caricia que se aprecia en los dedos de la esposa. Esto demuestra la estrecha relación entre marido y mujer y el apego a su familia. Ella le ofrece el amor y vela por su marido.

La imagen de la mujer es primorosa. Su rostro es estereotipado como el de su marido, pero su cara redonda se enmarca entre la peluca resulta aún más atractiva. Dobla la pierna izquierda elegantemente por debajo de la derecha y abraza con ternura una pantorrilla de Sekhemka. Su vestido es largo, le llega hasta los tobillos, pero a la vez es sensual, ciñéndose al cuerpo y dejando transparentar sus formas femeninas. La ropa estaba policromada de azul y naranja, como demuestran los restos de pigmentos hallados detrás de sus hombros. Portaba brazaletes esculpidos en muñeca y tobillo y quizás un collar real, que ha desaparecido.

A la izquierda, aparece un relieve con un joven, muy probablemente su hijo, caminando y con una inscripción que dice: "escriba del maestro de la generosidad, Seshemnefer". Seshemnefer, puede ser su nombre o del chaty (ṯȝty), el más alto funcionario del Antiguo Egipto o primer magistrado después del faraón, al que servían tanto padre como hijo. Este nombre es común de una saga de funcionarios que administraron Egipto entre el 2500 y el 2300 a. C. La figura, aún más diminuta que su madre, porta una flor de loto, símbolo de la inmortalidad o la resurrección que le desea a su padre. Se le representa desnudo, un signo de la juventud idealizada. Su presencia refuerza la imagen cuidadosamente construida de una familia ideal.

Los tres lados del asiento cúbico están esculpidos con bajorrelieves que representan a sirvientes en procesión ceremonial que portan algunas de las ofrendas apuntadas en el pergamino: un pato, gansos, un becerro, ungüentos e incienso.

La escena de la parte izquierda que vemos en la foto inferior muestra a dos portadores. El primero lleva un ganso asido por las alas en la mano izquierda y dos flores de loto en la mano derecha; el segundo sostiene cuidadosamente un becerro. La talla tan realista de los animales muestra la gran maestría de los escultores de la quinta dinastía. Que las alas del ave estén rompiendo un poco el marco muestra una gran habilidad y confianza. Esta licencia artística hace la escena más dinámica.

Para más información sobre las características e iconografía del arte egipcio os dirijo a este enlace con todos los artículos que sobre esta civilización hay en este blog.

http://algargosarte.lacoctelera.net/post/2011/10/10/esquema-ndice-del-arte-egipcio

24 Junio 2014

Robert Burns (1869-1941) fue un pintor exponente del estilo Art Nouveau en Escocia y un destacado creador de motivos decorativos a la manera del movimiento Arts and Crafts. Combinó su trabajo como ilustrador de libros y pintor/decorador con la enseñanza, llegando a ser el Jefe del departamento de Pintura del Edinburgh College of Art durante la segunda década del siglo XX.

Robert Burns posando con tres de sus alumnas del Edinburgh College of Art en 1910.  La de la derecha es Dorothy Johnstone y la de la izquierda Helen Urquhart.

Trabajó principalmente como diseñador gráfico y se le considera uno de los autores claves para entender el Celtic Revivalist o el movimiento para recuperar la cultura tradicional escocesa. Desde la década de 1890 empezó a recopilar leyendas y cuentos escoceses con la intención de reescribirlos e ilustrarlos en libros, aunque esto no ocurrió hasta a partir de los años 20.

This is the man, ilustración de Robert Burns para el cuento The House that Jack Built, publicado en 1937.

Sus dibujos en acuarela sobre papel recuerdan el trabajo de las vidrieras.

Robert Burns, (British, 1869-1941) Two studies for a Scots Ballad framed as one. Gouache, 30 x 18.5 cm.

Sus cuadros iniciales están a caballo de los movimientos predominantes en la Inglaterra de finales del siglo XIX, en un estilo que a veces está más cercano al academicismo historicista, otras al prerrafaelismo e incluso al impresionismo tras visitar París. Hasta tiene cuadros orientalistas dado que también pasó algún tiempo visitando el norte de África y como muchos otros pintores quedó prendado del exotismo de Marruecos. También practicó el paisajismo. Sin embargo, en sus cuadros siempre hay un poso de ese romanticismo decimonónico y medievalista algo melancólico. El óleo de las tres mujeres que tenemos debajo puede ser buen ejemplo de esa eclecticismo de estilos. Narra la trágica leyenda del marino Patrick Spens y la princesa Margaret, heredera al trono de Escocia, que naufragaron en el viaje desde Noruega. Las mujeres de los marineros esperan la llegada de los expedicionarios inútilmente desde la costa.

Robert Burns. The Ballad of Sir Patrick Spens, 1902. Óleo sobre lienzo, 113 x 198 cm.

Sin embargo, su obra más famosa, porque una parte se conserva en la National Gallery  de Edimburgo, es la decoración del interior de los Salones de té Crawford´s en Princes Street, Edimburgo (1926). Los interiores fueron pintados por Burns en estilo modernista. Sólo se ha rescatado la escena de Diana y sus ninfas.

Robert Burns. Diana y sus ninfas, 1926. Óleo, pan de oro y temple sobre lienzo, 198,10 x 198,10 cm. Galería Nacional de Edimburgo.

Se trata de un bellísimo cuadro en el que el pintor combina distintos materiales como óleo, temple y pan de oro. La mezcla de colores planos, casi esmaltados y de un efecto brillante, crea una auténtica maraña. Las formas vegetales se entrelazan caprichosamente con los animales (monos, leopardos y pájaros) y las ninfas. El resultado es un aspecto selvático exuberante y sensual muy atractivo.

Sobre Algargos, Arte e Historia

Hola, encantado de conocerte, visitante.

Me llamo Alfredo García.

Te encuentras ante un blog educativo de un profesor que busca ilustrar y completar la asignatura de Historia del Arte de 2º de Bachillerato.

Imparto mis clases en el instituto "Dionisio Aguado" de la ciudad de Fuenlabrada en Madrid.

SI ERES ALUMNO O COMPAÑERO, en este blog tienes donde sacar imágenes, materiales didácticos y algunos textos, no eruditos, que te ayudarán en tus clases. Ayúdate del índice de categorías que puedes encontrar al final de esta barra lateral. Te será muy útil pinchar sobre los capítulos de cada tema que pongan índice, pues en ellos encontrarás en un esquema los enlaces que te dirijan a todos los artículos que hay en este blog sobre el tema concreto.

SI SÓLO TE ACERCAS COMO PASEANTE, creo que te puedes llevar bellas sorpresas y que no saldrás decepcionado porque terminarás aprendiendo y disfrutando.

Si este blog te ha gustado puedes dejar un comentario y si lo deseas puedes continuar tu camino en otros dos blogs que tengo blog de Geografía de España y blog de Historia de España, donde también serás bien recibido.



If your language is not Spanish, try to translate this blog with the help of this translator.





http://profesorfrancisco.wikispaces.com/file/view/circulocultural3.gif/123530605/circulocultural3.gif



ARTE EN LOS BLOGS


Loading


Visit ARQUEOLOGOS



Visit CLIO EN RED


miarroba.com

Dale al play


BATALLA DE TEOTOBURGO
Música de la Electric Light Orchestra

Cortesía de Frodocomarca67





STAR WARS EMPIRE AT WAR

Cortesía de Luisite 8




PÁGINAS HERMANAS




LOS BLOGS QUE SIGO





ALGUNOS ARTÍCULOS





ImageChef.com - Custom comment codes for MySpace, Hi5, Friendster and more


SÍGUE ESTE BLOG A TRAVÉS DE FACEBOOK Y DE TWITTER



Alfredo Algargos | Crea tu insignia




CALENDARIO PARA ALUMNOS





Categorías