El estandarte de Ur es una de las piezas más llamativas de las artes figurativas mesopotámicas. La pieza fue  encontrada en las Tumbas Reales de Ur, junto con otros objetos muy valiosos . Se data en torno al año 2.600 a. C. Artísticamente su calidad es extraordinaria y desde el punto de vista temático también es excepcional, ya que sus imágenes nos permiten acercarnos a la cotidianeidad de la sociedad sumeria: entre la paz y la guerra.

FICHA TÉCNICA

Es un objeto de madera, probablemente la caja de resonancia de un instrumento musical. Mosaico. La incrustación consiste en dos materiales, conchas y lapislázuli, embutido con betún.
Longitud 47 cm x  20 cm.
Cerca del 2.600 a. C.
British Museum de Londres.

Estereotipo humano sumerio.

  • Pequeña estatura.
  • Canon desproporcionado: cabeza y ojos grandes.
  • Viste faldilla larga de lana.

Muchos rasgos de representación arcaicos.
  • Ley de la frontalidad. Torso frontal y cabeza y piernas de perfil.
  • Jerarquía de tamaño. El rey más grande que sus súbditos.
  • Geometrización de las formas. Ausencia de detalles.
  • Rigidez. Falso movimiento: pierna adelantada, pero planta del pie pegada al suelo
  • Falta profundidad  a la escena. Los personajes se colocan uno a continuación de otro sin solaparse (excepción con los animales).
  • Descontextualización. Las escenas se desarrollan sin referencia a un espacio físico.

Temas
Hay dos escenas principales dispuestas de forma narrativa, que hay que leer de abajo a arriba.
La escena de la guerra.
El ejército de Ur compuesto por carros y guerreros con lanzas a pie avanza y desbarata al ejército enemigo. Suceden escenas dramáticas como el de los cuerpos pisoteados por los caballos. Los derrotados son llevados ante el Rey vencedor.
Este es un tema habitual de las estelas (Estela de los Buitres), que servían para ilustrar los combates que tenían lugar entre las ciudades de Sumer. Las diferencias entre ellas se resolvían con la guerra durante generaciones. El motivo más frecuente para estos enfrentamientos eran los límites fronterizos.
La escena de la paz.
O mejor dicho de la celebración de la victoria. Porteadores cargan con el botín capturado, diversos objetos y ganado. En la franja superior el rey celebra un banquete con música junto con sus nobles.