Hablemos de la obra y de las características de la pintora e ilustradora francesa Francine Van Hove.

De un tiempo a esta parte vengo apreciando en internet que la pintura academicista o clásica vuelve a tener auge. La razón tal vez esté en el carácter intimista de muchos blogs que requieren imágenes evocadoras de estados de ánimo. Esta pintora que aquí traigo es una de las habituales en ellos. Pese a que sus imágenes nos resultan cotidianas es muy escaso lo que se sabe del conjunto de su obra en España. Me he tomado el trabajo de informarme un poco y a continuación os ofrezco lo que he elaborado: un vídeo sobre su obra con música de Elton John , que -a mi juicio- no os podéis perder, y un pequeño análisis sobre la autora. Espero que os guste.

Carrera artística.

Nace en París en 1942.

En 1963 terminó sus estudios en el liceo Claude Bernard (París).

Comienza a exponer a finales de los 70.

Su primera exposición data de 1971, aunque entonces no tenía el estilo definido que tiene hoy en día, que data aproximadamente de comienzos de los 80.

Francine Van Hove dibujando en su estudio del natural. Detrás uno de los bocetos para sus cuadros de mujeres en torno a una mesa.

Su obra se encuentra repartida en colecciones públicas y privadas de Europa, América y Japón. Comercializa y expone su obra a través de la Galería Alain Blondel de París y la Galería Bellefeuill de Québec. También suele presentarse a la Feria Internacional de Arte Contemporáneo (FIAC) de París y en exposiciones de grupo ha expuesto en Chicago, Estocolmo, Bolonia, Los Ángeles, Nueva Cork, Tokio, Miami, etc…

Estilo

Idealismo colorista, pero con mucho dibujo. Trazos enérgicos y al mismo tiempo frágiles.

Reflejos en el espejo. 2007.

Forma de trabajo

Realiza muchos bocetos preparatorios en carboncillo, lápices y pastel en su estudio y de modelos al natural. Estos dibujos tienen un gran acabado. A continuación pasa el resultado al lienzo y aplica el óleo buscando un acabado primoroso para lo que utiliza pinceles muy finos. Siempre que puede trabaja en su jardín para captar los colores más naturales. El resultado son muchas horas de trabajo en cada cuadro y una factura de gran calidad.

Pincel muy fino para los retoques. Pintando y "Pensando ante el espejo".

Temas.

Intimismo costumbrista femenino.

Se ha especializado en la pintura de mujeres jóvenes muy bellas, a menudo desnudas, pero sólo con la pizca necesaria de provocación sensual.

Las mujeres pueden aparecer solas en actitudes muy naturales y cotidianas: ensimismadas, leyendo, dibujando, disfrutando de una copa, en el cuarto de baño acicalándose, descansando en el jardín o en la cama, mirándose en el espejo…

Durmiendo. 2009

En ocasiones compone cuadros con mujeres en grupo que conversan amigable o confidencialmente en torno a una mesa, un espejo o en una pradera.

Desayuno en torno a una mesa. Nótese la calidad del detalle de los objetos de la mesita.

Sus mujeres están dotadas de una belleza especial que emana de la serenidad de sus rostros y de la sensualidad de sus cuerpos. Su estereotipo es inconfundible, pese a que cambie de modelo: rubias, guapas y de piel nacarada. Pero lo que identifica más inconfundiblemente su estilo es la captación de la esencia femenina a través de poses nada forzadas y cuerpos flexibles.

Sensaciones que provocan sus cuadros.

Los primeros planos y la cercanía con la que se muestran sus mujeres hacen que compartamos su intimidad, pero a su vez el que no miren al espectador hacen que se mantengan distantes.

La hora azul. Tiempo, luz y paz.

Las sensaciones que transmiten son de calma y bienestar.  Una paz interior fruto de la seguridad de estar haciendo lo que deben hacer.

La luminosidad refuerza el espíritu positivo, pero al mismo tiempo envuelve a sus figuras en un hermoso halo de sueño irreal, donde el tiempo no es importante.

Influencias.

En su obra se aprecian reminiscencias de pintores franceses. Algunos de sus cuadros son homenajes en los que actualiza ciertos cuadros como la bañista de Valpincon (Ingres) o la mujer lavándose en la tina (Degas). También tiene algo de la individualidad, la composición y la rotundidad de las mujeres que pintó La Tour.

Bañista de Van Hove. Homenaje a Ingres.

El baño. 2004. Homenaje a Degas.

También admira la pintura de los primitivos flamencos, sobre todo a Van Eyck, maestro del acabado perfeccionista y del detalle minucioso que muestre la calidad de los objetos.

Detalle de la pradera del cuadro mujer dormida sobre una hamaca. 2004. Hay tanta belleza en las briznas de hierba...

Los pintores holandeses también están en su bagaje, en especial, Vermeer de Delf, otro enamorado de la intimidad femenina y de lo intrascendente.

La pintura italiana del cinquecento también asoma en su obsesivo estudio del dibujo y su compaginación con el color.

Para conocer más de Francine Van Hove.

Si queréis opinar sobre su obra están abiertos los comentarios al final del artículo.

Si queréis saber algo más sobre ella estos son los enlaces:

Enlace con su página WEB.

Enlace con su BLOG.