En este artículo voy a tratar sobre la vida, las características y las obras más significativas de Pablo Ruiz Picasso en el periodo "expresionista" conocido como etapa azul y etapa rosa (1901-1906). En otros artículos  desarrollo otras etapas. Para poder ir leyendo cronológicamente los distintos artículos que dedicaré al artista o para buscar una etapa muy concreta, recomiendo pinchar sobre el enlace  que dirige al esquema general de etapas y obras. Pinchando sobre otros links se podrá acceder a otras páginas relacionadas.

En la siguiente presentación he expuesto algunas de las obras más importantes que se conservan de Pablo Picasso durante estos cinco años. Os aconsejo la abráis para tener una visión más completa de la obra del pintor y poder entender el texto que viene a continuación.

La Etapa azul (1901-04).

La Etapa azul es el primer periodo personal y maduro de Pablo Picasso. Hasta 1901 el artísta se había debatido entre la tradición y la imitación de los estilos de final de siglo XIX, en una experimentación y búsqueda de una pincelada propia.Se le denomina etapa azul por la utilización mayoritaria de este color para la entonación de sus cuadros. También caracteriza esta época los temas elegidos: personajes alegóricos famélicos y desolados, mendigos, prostitutas y retratos de amigos y autorretratos.

Las razones que llevaron al pintor a expresarse a través de este estilo son varias:

  • El suicidio de su amigo Casagemes en febrero de 1901 sumió a Picasso en una profunda tristeza. Durante el verano evocó en varios cuadros la tragedia que rondaba en su cabeza. Si en los primeros cuadros el difunto aparecía aureolado de violentas pinceladas a modo de rayos verdes, rojos y amarillos (recuerdo evidente de la obra de Van Gogh), en El entierro de Casagemes su muerte se convierte en una alegoría donde el color se ha reducido a distintos tonos de azul. Este cuadro es el que marca el inicio de su nueva etapa. La elección del color azul encaja en su estado de ánimo depresivo, por lo que quiere transmitir por medio de él cómo se siente, de ahí que califiquemos a esta etapa como expresionista.

Evocación. El entierro de Casagemes, 1901.

  • El mismo cuadro nos sirve para ver la influencia que en esta etapa ejerce la pintura de El Greco. El entierro recuerda el archiconocido Entierro del Conde de Orgaz y el recurso compositivo de colocar un plano terrestre y otro celestial enmarcado en una bruma azul grisácea. Por otro lado, en cuadros posteriores podremos comprobar como al igual que el pintor cretense los rostros se marcan y  las figuras se alargan y se desproporcionan sus miembros.

Ciego y lazarillo, 1903

  • También hay que tener en cuenta que Picasso recoge una tendencia de la fotografía y del cine primitivo que jugaba coloreando  las imágenes y las escenas con filtros para reforzar sentimientos y emociones (de azul  para  acentuar la tristeza, el misterio o el terror; de rosa o de amarillo para las escenas sentimentales; de rojo para las batallas...). A este recurso le supo sacar partido en distintos momentos a lo largo de su carrera en los que el artista reducía premeditadamente la gama cromática: etapas azul, rosa y negra; el uso del gris-pardo  en el cubismo analítico; o el empleo de blancos y negros en el Guernika.
  • Desde el punto de vista temático, recoge una cierta moda que existía entre ciertos pintores como Isidro Nonell o Eduard Munch de introducir la miseria y el mundo de la pobreza de las ciudades. Esta temática   tenía su mercado entre la burguesía "bienpensante" que se dejaba impresionar por esos personajes sórdidos.

Los cuadros más representativos, fuera de los retratos de amigos, son los que representan a personajes tristes  en solitario, en pareja o en trio. Son seres anónimos con rostros  estereotipados que o bien esquivan la mirada al espectador (hay incluso varios ciegos) o la clavan penetrántemente como en el caso de Desemparats. Los ojos de la madre parecen preguntarnos con profunda tristeza el porqué de su miseria, mientras su gran mano arropa protectora a su hijo humanizando su mirada fría.

Desemparats. Madre e hijo, 1903.

Otras obras de esta época son La tragedia, La vida, La planchadora, La comida frugal o La celestina. Fueron realizadas por Picasso entre Barcelona donde tiene su residencia "oficial" hasta la primavera de 1904 y París en donde se instala para residir los próximos años en un destartalado estudio conocido como el Bateau-Lavoir en el barrio bohemio de Montmartre. Allí seguirá conociendo a importantes figuras de la vanguardia, pero también pasará algunas de las penalidades (frío y hambre) que reflejan sus personajes.

La etapa rosa (finales de 1904- 1906).

En otoño de 1904 conoció a Fernande Olivier, una joven que trabajaba como modelo para muchos artistas y con la que compartirá su vida hasta 1911. Ella ejerció un papel clave para acabar con la melancolía del pintor y estabilizar su vida. A partir de ese momento, cambiará la paleta de Picasso y predominarán los tonos rosados y ocres en sus obras, de ahí el sobrenombre de Periodo Rosa. El cambio no es sólo en la coloración, sino también en la temática. Abandona la representación de pobres y desgraciados y los sustituye por personajes circenses: arlequines, acróbatas y saltimbanquis. La pose melancólica se mantendrá. Durante este tiempo acudirá casi a diario a las representaciones del circo Medrano instalado cerca de su casa en París.

Familia de arlequín con mono, 1905.

El  arlequin es la imagen más repetida en esta etapa y quizá en toda la obra de Picasso, puesto que le otorga la simbología de ser el "alter ego" del propio pintor. Algunos de los arlequines como éste que te ofrezco debajo son autorretratos, que confirman esta relación.

Arlequín con copa. Autorretrato, 1905.

Al comienzo de 1905  las figuras siguen siendo demasiado estilizadas , pero se aprecia una relación más humana mediante gestos y miradas entre los personajes. Las mujeres vuelven a recuperar un toque de coquetería y de sensualidad. El volumen mes a mes va cobrando protagonismo y ya en el año 1906, después de una pequeña estancia en Barcelona y en el pueblo pirenaico de Gósol, se aprecia un cambio en el modelo humano mucho más geometrizado. La simplicidad de líneas de algunas de estas obras anuncian el cambio de tendencia del pintor que tendrá lugar ese año y que veremos dará paso a la elaboración del cubismo.

Muchacho llevando un caballo, 1906.

Desde el punto de vista personal, el círculo de amigos se amplía cada vez más. Los pintores españoles se reúnen en el taller de Picasso. Entabla amistad con los refinados coleccionistas estadounidenses Leo y Gertrude Stein, en cuya casa conoce a Matisse. Éste y George Braque pronto acuden a su taller y a aquellos se les une Juan Gris.  El marchante Ambroise Vollard compra toda su obra de esta etapa... La vida le sonríe.

Creación del cubismo, 1906-1909.