El año 418 los visigodos, tras andar errantes por las provincias mediterráneas del Imperio, firman con Roma un tratado de federación y se establecen en Aquitania, convirtiendo a Tolosa en su capital. Con la destitución del último emperador romano, Rómulo Augusto, por Odoacro (476), y la consiguiente desaparición del Imperio Romano de Occidente, se rompe el vínculo político, más legal que real, que unía a los visigodos con los romanos. Eurico (466-484) se convierte en el primer verdadero rey de los visigodos que extiende su dominio e influencia por la mayor parte de Hispania (excepto Galicia, ocupada por los suevos, y las tierras vasconas) y por las provincias galas al sur del río Loira.

La derrota de Vouillé el año 507 ante los francos empujará a los visigodos a abandonar gran parte de la Galia y a asentarse en Hispania y la provincia Narbonensis (Septimania). La capital del reino se trasladará de Tolosa a Barcelona, primero, y  a Toledo, a mediados del siglo VI. De esta manera se originó el reino visigodo de Hispania.

Los principales obstáculos para el desarrollo del reino visigodo fueron:

  1. Su escaso peso demográfico. Eran 200.000 individuos frente a los 5 a 7 millones de hispanorromanos. El ser una minoría dominante sobre el país les obligó a concentrarse en zonas del centro peninsular y en recintos urbanos. Durante muchos años practicaron una política de segregación jurídica y racial frente a los otros pueblos y, por supuesto, se reservaron las instituciones de poder.
  2. El carácter electivo de su monarquía favoreció la formación de facciones entre los nobles que desencadenaban guerras civiles por el trono y la intervención de tropas extranjeras en apoyo de los bandos. Por la rivalidad entre Agila y Atanagildo, y a petición de este último, llegaron a España tropas del Imperio Bizantino que se apoderaron durante unas décadas de la franja costera entre Murcia y Cádiz.(555-624). Por la disputa entre Don Rodrigo y los partidarios de los hijos del rey Witiza (710-711) desembarcaron las tropas musulmanas que comenzarían la conquista del reino para el Islam.
  3. El practicar la religión cristiana arriana frente a la mayoría de la población del reino que era fiel al catolicismo ortodoxo llevó a guerras religiosas y persecuciones. El rey Leovigildo, quizá su rey más poderoso, se empeñó en conseguir esa unidad en torno al arrianismo y fracasó. La unificación religiosa se producirá el año 587 con su sucesor, su hijo Recaredo cuando éste se convierta al catolicismo.

Muñoz Degrain, Antonio, La  conversión de Recaredo, 1888.

La arquitectura visigoda del siglo VII.

Sólo a partir de la conquista del reino Suevo de Galicia (585), del sometimiento de los vascones y de la expulsión de los bizantinos (comienzos del siglo VII), se puede hablar de un reino visigodo consolidado. Por ello no es de extrañar que la mayor parte de los monumentos conservados daten de este siglo.

San Juan de Baños, Palencia. Exterior con numerosas modificaciones a lo largo de la Edad Media. Espadaña del siglo XIX.

Hay que tener en cuenta que los edificios que nos han llegado han sido los del medio rural más profundo. Aquellas construcciones levantadas en las ciudades (Toledo, Sevilla, Córdoba, Mérida...) fueron destruidas en tiempos de los musulmanes para construir con sus materiales mezquitas y otros edificios. Ejemplo conocido es el de la gran Mezquita de Córdoba que se levantó a finales del siglo VIII sobre el solar de la Basílica de San Vicente (s. VI), utilizando sillares y columnas de la antigua construcción.

San Juan de Baños, Palencia. Interior. Ábside y nave central.

Las iglesias que conservamos nos enseñan que la arquitectura visigoda parte del influjo romano, aunque también posee características distintivas personalísimas que podemos resumir en los siguientes puntos.

  • Muestran un aspecto pobre, macizo y achaparrado, lo que nos indica una decadencia e inseguridad  constructiva muy alejada de las obras romanas.
  • Emplean aparejo de sillería, aunque a diferencia del romano no siempre con las juntas perfectamente horizontales y verticales. El ladrillo con el que se cubren algunas de sus bóvedas son originales (Santa Comba de Bande) o fruto de restauraciones para sustituir los sillares desaparecidos (San Pedro de la Nave).

Santa María de Melque, Toledo. Vista de las bóvedas del interior.

  • Las plantas  de las iglesias podían ser basilicales (San Juan de Baños), pero predominan las de cruciformes con distintas variantes (San Pedro de la Nave, Santa Comba de Bande o San Fructuoso de Montelios). Los ábsides son planos o rectangulares.

Plantas tipo de iglesias visigodas.

  • El elemento sostenido parte de un original arco de herradura, que se distinguirá del mozárabe y del árabe porque la prolongación de la curva no suele sobrepasar el tercio del radio y la desviación de la línea de trasdós, que cae casi verticalmente sobre la imposta, sin seguir paralela al intradós.

Comparación entre los arcos de herradura visigodo y califal.

  • Se usa la bóveda de cañón, a veces peraltada o capialzada, y la bóveda de arista o cúpulas vaídas en el corazón de las iglesias. Algunos edificios se adintelan con vigas de madera.

San Fructuoso de Montelios, Braga (Portugal).

  • Las columnas sirven como elemento separador de las naves. Son de fuste monolítico y con un capitel cuyo modelo más habitual es el que imita el orden corintio. Excepcionalmente, en la iglesia de San Pedro de la Nave, se han encontrado escenas narrativas religiosas talladas a bisel (Sacrificio de Isaac y Daniel entre los leones).

San Pedro de la Nave. Sacrificio de Isaac.

Esta es la nómina de las iglesias más importantes que pueden ser objeto de estudio en este blog.

  1. - La basílica de Cabeza de Griego (Saelices, Segóbriga, Cuenca), s. VI. Restos arqueológicos.
  2. - Iglesia de Recópolis (Zorita de los Canes, Guadalajara), 578. Restos arqueológicos.
  3. - San Juan de Baños (Baños de Cerrato, Palencia), 661.
  4. - San Fructuoso de Montelios (Braga, Portugal), 656-665.
  5. - Santa Comba (Bande, Orense), s. VII.
  6. - San Pedro de la Nave (Campillo, Zamora), 680-711.
  7. - San Pedro de la Mata (Casalgordo, Toledo), 672-681.
  8. - Santa María de Melque (San Martín de Montalbán, Toledo), s. VII.
  9. - Ermita de Santa María (Quintanilla de las Viñas, Burgos) finales s. VII.

Más información en esta página. Turismoprerrománico. es- Visigodo.

San Pedro de la Nave, Zamora. Cabecera.

La orfebrería.

La escultura en bulto redondo no existe. Sí la decoración arquitectónica de relieves, como hemos visto, aunque los motivos más utilizados son de carácter geométrico y vegetal.

Una de las glorias del arte visigodo es la orfebrería. Utilizaban la plancha de otro esmaltada, calda o grabada y los cabujones con piedras preciosas y semipreciosas o materias vítreas. Los objetos de adorno más corrientes eran las fíbulas y los broches de cinturón. Las primeras podían ser de varias formas, entre ellas las de águila; los segundos son rectangulares, pesados y ricamente esmaltados. Los objetos más conocidos son las coronas votivas y las cruces procesionales, que los reyes donaban para ser colgadas sobre los altares. El Tesoro de Guarrazar (Toledo) con las coronas de Suintila (robada y desaparecida en 1921) y Recesvinto es el conjunto más valioso.

Corona de Recesvinto, Tesoro de Guarrazar.