Os presento dos interesantes documentos que nos pueden servir como instrumentos didácticos, pese a que provengan de programas de televisión en absoluto relacionados con el arte. Los dos tienen en común la desacralización del Arte y nos han de mover a la risa y a ver lo artístico como algo menos serio. También de estos documentos se puede aprender y puede ser motivo de debate y comentario.

El primero es un reportaje de un programa vespertino, El Buscador de Tele 5, que deciden hacer un experimento sociológico en el que se demuestra que no es oro todo lo que reluce en el ARTE. Introducen en ARCO (feria del Arte contemporáneo) un lienzo pintado con las manos por 12 niños de una guardería. Se cuelga en una pared de la muestra y la reportera pregunta la opinión a los visitantes y supuestos entendidos de arte contemporáneo que visitan la feria y.... ¡no hay nadie que dude de que no se trata de la obra de un pintor consagrado! Tampoco a ninguno de los que contemplan la obra les parece disparatado que se pida por ella 15.000 euros. Toda una lección de la altura de papanatismo a la que hemos llegado entre artistas, galerías, crítica y público.

El segundo es para reírse un rato con las excentricidades de José Mota interpretando al "Cansino Histórico" en su programa La Hora de José Mota. Esta vez le ha tocado a Vicent Van Gogh, en la persona de Pablo Motos que está "clavado" en la caracterización como el pintor pelirrojo.

Lo que parece todo un reconocimiento al pintor holandés se trastoca en un instante en una serie de improperios. Hay muchos guiños y alusiones a la vida y a la obra del pintor que podemos desmenuzar en un comentario "a posteriori", es decir, cuando paremos de reír.